Tubos de vidrio para laboratorio

Los tubos de vidrio de BIOHALL® están indicados especialmente para la producción de artículos de vidrio para laboratorio por su elevada resistencia a la corrosión en contacto con ácidos, soluciones salinas, bases y sustancias orgánicas. Con la alta resistencia a cambios térmicos y el muy amplio espectro de medidas con mínimas tolerancias, los tubos de vidrio de BIOHALL® son ideales para la fabricación de componentes estándar de vidrio para laboratorio como probetasproductos de volumetría como buretastubos graduadosmatraces aforados, elementos en equipos de filtrado y caudalímetros e instalaciones frigoríficas y de destilación. Los tubos de vidrio también se emplean para la producción de piezas esmeriladas, desecadores, embudos y elementos de vidrio para microbiología.

BIOHALL® satisface todas las normas relevantes como DIN ISO 3585, ASTM E438 tipo I y responde a la clase de ácido 1.

Según el uso, también se pueden usar otros tipos de vidrio. Nuestros expertos le informarán sobre el tipo de vidrio adecuado para usted.

MATERIAL El vidrio borosilicato 3.3 es un vidrio con contenido mínimo en sílice. Es prácticamente libre de magnesio, cal y zinc y contiene sólo trazas de metales pesados.

Composición química:

81% en peso de SiO2

13,0% en peso de B2O3

4% en peso de Na2O

Propiedades térmicas:

Coeficiente de expansión lineal: 32,5 x10-7 º C

Temperatura máxima de trabajo : 515 º C

Temperatura de recocción: 565 º C Temperatura de reblandecimiento: 820 º C

Calor específico: 0,2

Conductividad térmica (cal/cm3 / º C / sec): 0,0027

Resistencia Química:

Este vidrio es altamente resistente al agua, soluciones neutras y ácidas, ácidos concentrados y sus mezclas, así como a cloruro, bromo, yodo, y disolventes orgánicos. Incluso durante el largos períodos de exposición y a temperaturas superiores a 100 ° C, su resistencia química supera la de la mayoría de los metales y otros materiales. Puede soportar repetidas esterilizaciones en seco y en húmedo sin deterioro de la superficie y su consiguiente contaminación. Resiste al ataque de diversas sustancias químicas. Sólo el ácido fluorhídrico, el ácido fosfórico muy caliente y soluciones alcalinas con el aumento de la concentración y la temperatura, atacan cada vez más la superficie de vidrio.